Manifiesto del 1 de Mayo

mani1

El PSOE manifiesta su total apoyo y solidaridad a todos los trabajadores y trabajadoras que han perdido su empleo debido a la crisis internacional, y apuesta por las políticas económicas y sociales que permitan salir a España de la crisis con mayor fortaleza y más empleo.

Un año más celebramos junto a todos los trabajadores el 1º de mayo, Día Internacional del Trabajo. En esta fecha queremos recordar a todas aquellas personas que a lo largo del tiempo han luchado para conseguir unas condiciones de trabajo dignas. Del mismo modo, no podemos olvidar la situación de represión que se sufre en algunos países por el mero hecho de reclamar derechos laborales y llevar a cabo actividades sindicales.

El PSOE afronta este 1º de mayo con la preocupación lógica derivada del acusado incremento del desempleo, pero con la responsabilidad y empeño puesto en gobernar con determinación para, con políticas coordinadas con el resto de la UE, hacer posible la salida de la crisis con garantías para todos los trabajadores. Todo el esfuerzo realizado desde que comenzó la legislatura se ha dirigido a mejorar las condiciones de financiación de empresas y familias, a garantizar las prestaciones sociales de desempleados, y a ser parte esencial en las instituciones multilaterales, como el G-20, del diseño de una nueva arquitectura financiera internacional.

El 60% de los trabajadores en el mundo carece de un marco legal que los proteja. La OCDE cifra en 1.800 millones el número de trabajadores que se desenvuelve en la economía informal, lo que provoca la caída de los salarios en países pobres y la ausencia de una red de protección social para ellos.

En Europa hemos logrado un modelo laboral digno, protegido, basado en los sindicatos, en la negociación colectiva, en el Derecho Laboral, en las instituciones sociales. Todo ello está siendo cuestionado por la competencia en la globalización. El futuro del trabajo digno no está asegurado. Recordarlo hoy, 1º de mayo, es una exigencia que nos une a todos los trabajadores y a todos los partidos de izquierda del mundo en una misma exigencia de trabajo decente.

El próximo 7 de junio elegimos el nuevo Parlamento Europeo. Votar a la izquierda, a los partidos de los trabajadores de toda Europa, permitirá seguir dando batallas por la justicia y la dignidad laboral, como la que hemos dado y ganado contra la directiva de las 65 horas.

En la Unión Europea, el gobierno de España que asume la Presidencia en enero de 2010, y el PSOE en el Parlamento Europeo, van a liderar una nueva dirección para Europa en la que se ponga a la gente y a los trabajadores como prioridad, con una nueva agenda social, nuevas políticas e instrumentos por la igualdad, la lucha contra la discriminación y un renovado compromiso con la Europa social, los derechos de los trabajadores a un trabajo decente y unas jornadas laborales compatibles con la salud, la conciliación y la eliminación del dumping social.

Queremos gobernar sobre el acuerdo con los agentes sociales. Su papel es fundamental en una democracia participativa y en un Estado Social y de Derecho. Por eso seguimos reivindicando y más en este día, el Diálogo Social como herramienta fundamental para combatir la crisis y enfrentar las reformas económicas necesarias. Reclamamos el apoyo de los gobiernos autonómicos y exigimos a la oposición política altura de miras y corresponsabilidad en la gestión de la crisis económica.

No hay que olvidar que, a pesar de la compleja situación económica, la política económica seguida en la legislatura pasada ha permitido tener un colchón financiero para acometer el enorme esfuerzo fiscal llevado hasta ahora. El saneamiento de las cuentas públicas, con un 2,1% de superávit, la baja tasa de deuda (36% sobre el PIB), el colchón del Fondo de Reserva (más de 58.000 millones de euros) y el superávit de la Seguridad Social, han permitido acometer este gasto.

Para hacer frente a la actual situación de crisis el Gobierno ha diseñado un ambicioso programa económico, el Plan Español para el estímulo de la economía y el empleo, más conocido como Plan E, que comprende 80 medidas estructuradas en cuatro ejes fundamentales: apoyo a empresas y familias, fomento del empleo, medidas financieras y presupuestarias y modernización de la economía. Este Plan, unido a los programas de gasto incluidos en los Presupuestos del Estado, así como a las medidas específicas y complementarias de las Comunidades Autónomas socialistas, configuran un marco de actuación que tendrá sus efectos en los próximos meses. El Gobierno ha movilizado cerca de 33.000 millones de euros para fomentar el empleo en los sectores más castigados, como la construcción, vivienda residencial, automoción y turismo.

Mención destacable merece el Fondo Estatal de Inversión local, que con una inversión de 8.000 millones de euros dinamizará la actividad en los municipios, previéndose la creación de 300.000 empleos. Al mismo tiempo, las múltiples líneas del ICO están favoreciendo la liquidez para miles de pequeñas y medianas empresas, a lo que hay que unir los esfuerzos realizados por la Seguridad Social y la Agencia Tributaria en el aplazamiento de impuestos y cotizaciones.

En esta coyuntura desfavorable, se van a redoblar los esfuerzos para avanzar en solidaridad y cohesión social. Así, por ejemplo, seguiremos aumentando el salario mínimo y las pensiones mínimas, y reforzaremos la cobertura de desempleo para los trabajadores en situación de mayor necesidad. También en esta etapa vamos a consolidar las políticas aprobadas en la pasada legislatura, con una especial implicación en el desarrollo y aplicación de la Ley de Dependencia y en la puesta en marcha de planes de igualdad en las empresas, para que de una vez por todas se cumpla el principio de que, a igual trabajo, igual salario.

Estos tiempos que atravesamos exigen más que nunca la colaboración de los agentes sociales y políticos. Tanto el gobierno, como los sindicatos y empresarios, deben ser conscientes del futuro que hay ante nosotros y estar a la altura. Por eso la idea del Ejecutivo es establecer un Gran Acuerdo Económico y Social que abarque no sólo el mercado de trabajo, sino también los diversos aspectos que inciden en la competitividad de nuestro sistema productivo.

En un día como éste, los socialistas queremos decirles a todos los trabajadores que estamos movilizando todas nuestras energías para conseguir que aquéllos que han perdido su empleo lo recuperen en el menor tiempo posible. Por la defensa del empleo, la inversión pública y la protección social frente a la crisis, hacemos un llamamiento para manifestarnos este 1º de mayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *